Pagan medio millón de soles por ficticia reparación de ventiladores mecánicos

En lo que representa uno de los mayores escándalos de corrupción, el Hospital Regional de Ayacucho “Miguel Ángel Mariscal Llerena”, pagó más de medio millón de soles por la supuesta reparación de once ventiladores mecánicos que debían haber servido para la atención y recuperación de los pacientes afectados por el covid 19 en la primera ola de la pandemia y que hasta el momento registra 432 fallecidos.
Estas imágenes, muestran claramente que ninguno de los once ventiladores mecánicos están operativos y por el contrario ocupan espacio en los ambientes donde se atienden a los pacientes que se recuperan de la enfermedad.
Según los documentos que confirman las irregularidades, los hechos datan de la gestión del ex director del Hospital Jorge Rodríguez Rivas en el año 2019, donde se habría configurado una supuesta licitación para la reparación y mantenimiento de estos equipos biomédicos sin un requerimiento de por medio, de las áreas o departamentos médicos usuarios.
Peor aún, en ningún momento se concretó la reparación de estos ventiladores. Sin embargo, se ha pagado a la supuesta empresa que “prestó” el servicio sin que existan las actas de conformidad de las áreas usuarias sobre la reparación de los equipos o adquisición de los accesorios o repuestos.
A la Empresa TECNI MED SYSTEM S.A se le pagó 387 mil soles con la Orden de Servicio N° 0001021 del 04 de octubre de 2019 por estas supuestas reparaciones. Como si no fuese suficiente el robo, a la misma empresa se le pagó otros 116, 100 soles como Adenda 01 al C767 con orden de servicio 0001667 del 30 de diciembre de 2019. Llevándose la apreciable suma de 503,100 soles de las arcas del Hospital Regional de Ayacucho, que podrían servir para comprar nuevos equipos.
Al parecer, se ha hecho modus operandi de algunos malos trabajadores y funcionarios de esta institución la de montar ficticias reparaciones para beneficiarse con las arcas del Hospital. Hace décadas, se denunció sobre las incubadoras supuestamente deterioradas que no eran arregladas pero sí pagadas. El año pasado, también ocurrió lo mismo con las lavadoras y secadoras del antiguo hospital, pagando por un servicio que no se concretó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *